Show-business

Ana de Armas: la cubana que llegó a Hollywood sin saber inglés y hoy tiene el cine a sus pies

19 septiembre
725
3mill.

Desde que se anunció que Ana de Armas sería la nueva Marilyn Monroe en la pantalla, la cubana no deja de dar de qué hablar.

El rol, que la podría encaminar a su primera nominación al Oscar, es respetado en Hollywood, por lo que cada actriz que se ha puesto en sus zapatos es usualmente juzgada por la crítica y en el caso Ana no fue distinto.

El Festival de Venecia dio la primera aproximación a lo que podría venir para Ana con la película Blonde, producción de Brad Pitt, quien le dio toda su confianza a la actriz e incluso, no dudó en defenderla cuando muchos llegaron a criticar su acento.

Cubana de nacimiento, no deja sus raíces, pero tiene claro que Hollywood está a sus pies, después de mucho trabajo.

La carrera de Ana de Armas

Ana de Armas tiene sangre latina y lo denota en cada movimiento que realiza. Originaria de Santa Cruz del Norte en Cuba, la chica de padres cubanos y abuelos españoles emigró de su vida libre en una zona campestre cerca del mar a La Habana.

Fue ahí dónde comenzó su amor por la actuación. Inició sus estudios en una escuela de teatro a la que ingresó rindiendo un examen de aptitud en el que le fue muy bien.

En entrevista con Vogue dijo: “Estudiando teatro aprendí mucho. Sin embargo, sentía una relación amor-odio con la escuela, porque tenían la regla que, si eres estudiante, no puedes trabajar”.

“Justo después de mi primer año como estudiante, el director español Manuel Gutiérrez de Aragón me hizo una audición para La Rosa de Francia. Ese fue mi primer trabajo profesional”, añadió.

Aún era estudiante, pero tenía las cosas claras, comenzó a hacer cine a escondidas de sus profesores y decidió que era la carrera que quería. Fue ahí cuando decidió irse a Madrid, sola.

“Me fui a Madrid sola, con 300 euros como todo capital, a vivir gracias a la hospitalidad de una amiga de mi hermano que yo nunca había conocido. Desde el primer día empecé a buscar trabajo y, a dos meses de haber llegado, me dieron el papel en El internado” confesó Ana de Armas.

En la capital española comenzó una carrera fértil con varios éxitos en el cine y la televisión junto a personalidades que aún no olvidan a la cubana.

A paso lento, pero seguro en Hollywood

El salto a Hollywood lo dio en 2014 luego de varios éxitos en España. Sin embargo, la tierra del entretenimiento la llamó y se atrevió a probar suerte donde pocos logran llegar a puerto.

Pero su camino no estuvo excepto de problemas, no hablaba inglés y tuvo que tomar cursos intensivos para aprender.

Fue en ese momento que llegó a Chile para rodar Knock Knock, su primer film para Hollywood, donde compartió elenco con Keanu Reeves y Lorenza Izzo.

Luego vinieron cintas como Exposed, Manos de Piedra, War Dogs y Blade Runner 2049, que le dio un poco más de notoriedad en una industria que es compleja.

Fue en 2019 cuando dio el paso definitivo al estrellato con Knives Out, la película en la que trabajó con Daniel Craig, Chris Evans y Jamie Lee Curtis.

Esta última señaló que cuando la vio por primera vez pensó que era una “una joven inexperta y poco sofisticada”, pero luego su opinión cambió.

“Supuse, y lo digo con verdadera vergüenza, porque ella había venido de Cuba, acababa de llegar”, consignó El País.

Sin embargo, Ana de Armas de inmediato demostró lo talentosa que era, por lo que la hija de Janet Leigh se transformó en su amiga y también en su promotora en Hollywood, tanto que incluso le presentó a Steven Spielberg para que fuera María en West Side Story.

Aunque no consiguió el rol, sí ganó una nominación a los Globos de Oro por Knives Out y fue la primera chica Bond latina. Así se aseguró con otro papel que le dio la mayor exposición a la que pudo soñar.

La nueva Marilyn de Ana de Armas

Fue la misma Jamie Lee Curtis la que le dio su bendición cuando la cubana logró el papel de Marilyn.

“Mi padre (el actor Tony Curtis) estaba en ‘Con faldas y a lo loco’, y tengo muchas fotos de él con Marilyn. Ana me enseñó un par de fotografías y un vídeo de ella moviéndose, sin audio. Y fue tan impactante… ella era Marilyn”.

Ana de Armas audicionó para Blonde, el biopic de Marilyn Monroe que produce Netflix con la compañía de Brad Pitt y lo logró. Será protagonista del mayor estreno que la plataforma de streaming apuesta en el último trimestre del año.

La producción se anunció en 2016 y 6 años después ve la luz de la mano de Andrew Dominik, el director que trabajó en este proyecto durante 15 años, aseveró Vanity Fair.

“Vi la oportunidad de retratar una vida adulta a través del prisma de los traumas y de las creencias erróneas de la infancia” señaló el director.

Ana de Armas tomó el desafío y se puso en la piel de la rubia más famosa de Hollywood. Las críticas llegaron cuando el teaser salió al aire, ahí fue cuando se juzgó precisamente el acento de la cubana, porque al parecer no había nada más que criticar.

¿Quién la defendió? El mismo Brad Pitt, quién en una entrevista en el programa ‘Entertainment Tonight’ no dudó en elogiar el talento de Ana de Armas.

“Ella está fenomenal en la película. Es un vestido difícil de llenar”, decía Pitt, dejando claro que no es fácil encarnar a un ícono como Marilyn.

“Fue un proceso de diez años. Hasta que encontramos a Ana no pudimos cruzar la línea de meta”, declaró el actor, consigna La Vanguardia.

Una ovación de 14 minutos en Venecia

El Festival de Venecia fue el lugar donde Ana de Armas rompió en llanto de emoción al recibir una ovación de pie de 14 minutos.

La ovación fue la más larga que se ha visto en el festival italiano, seguida solamente por The Banshees of Inisherin, protagonizada por Brendan Gleeson y Colin Farrell, que tenía el récord de 13 minutos, consignó Independent.

Practicar con un entrenador vocal 3 horas al día y observar las expresiones faciales de Marilyn, sus muletillas e incluso, la posición de su boca cuando hablaba dieron frutos para la actriz cubana.

Las positivas críticas para la cubana partieron desde sus mismos compañeros de elenco, Adrian Brody mencionó: “He dicho esto muchas veces, el primer día de filmación, regresé a casa con una sensación de asombro por haber tenido el privilegio de trabajar con Marilyn Monroe”.

Por su parte, Joyce Carol Oates, la creadora de la novela que inspira Blonde señaló a Vanity Fair que tuvo acceso a una versión provisional de la película y tuvo que parar varias veces la película.

“Andrew dirigió tan bien a Ana de Armas que realmente se transformó en Marilyn. Nunca pensé que un director masculino pudiera sumergirse tan bien en un cerebro femenino”, mencionó la escritora.

Blonde, la cinta de Ana de Armas, se estrena mundialmente este 28 de septiembre en la plataforma Netflix. Puedes ver el tráiler de la película aquí.




Show-business

Ana de Armas: la cubana que llegó a Hollywood sin saber inglés y hoy tiene el cine a sus pies

19 septiembre
725
3mill.

Desde que se anunció que Ana de Armas sería la nueva Marilyn Monroe en la pantalla, la cubana no deja de dar de qué hablar.

El rol, que la podría encaminar a su primera nominación al Oscar, es respetado en Hollywood, por lo que cada actriz que se ha puesto en sus zapatos es usualmente juzgada por la crítica y en el caso Ana no fue distinto.

El Festival de Venecia dio la primera aproximación a lo que podría venir para Ana con la película Blonde, producción de Brad Pitt, quien le dio toda su confianza a la actriz e incluso, no dudó en defenderla cuando muchos llegaron a criticar su acento.

Cubana de nacimiento, no deja sus raíces, pero tiene claro que Hollywood está a sus pies, después de mucho trabajo.

La carrera de Ana de Armas

Ana de Armas tiene sangre latina y lo denota en cada movimiento que realiza. Originaria de Santa Cruz del Norte en Cuba, la chica de padres cubanos y abuelos españoles emigró de su vida libre en una zona campestre cerca del mar a La Habana.

Fue ahí dónde comenzó su amor por la actuación. Inició sus estudios en una escuela de teatro a la que ingresó rindiendo un examen de aptitud en el que le fue muy bien.

En entrevista con Vogue dijo: “Estudiando teatro aprendí mucho. Sin embargo, sentía una relación amor-odio con la escuela, porque tenían la regla que, si eres estudiante, no puedes trabajar”.

“Justo después de mi primer año como estudiante, el director español Manuel Gutiérrez de Aragón me hizo una audición para La Rosa de Francia. Ese fue mi primer trabajo profesional”, añadió.

Aún era estudiante, pero tenía las cosas claras, comenzó a hacer cine a escondidas de sus profesores y decidió que era la carrera que quería. Fue ahí cuando decidió irse a Madrid, sola.

“Me fui a Madrid sola, con 300 euros como todo capital, a vivir gracias a la hospitalidad de una amiga de mi hermano que yo nunca había conocido. Desde el primer día empecé a buscar trabajo y, a dos meses de haber llegado, me dieron el papel en El internado” confesó Ana de Armas.

En la capital española comenzó una carrera fértil con varios éxitos en el cine y la televisión junto a personalidades que aún no olvidan a la cubana.

A paso lento, pero seguro en Hollywood

El salto a Hollywood lo dio en 2014 luego de varios éxitos en España. Sin embargo, la tierra del entretenimiento la llamó y se atrevió a probar suerte donde pocos logran llegar a puerto.

Pero su camino no estuvo excepto de problemas, no hablaba inglés y tuvo que tomar cursos intensivos para aprender.

Fue en ese momento que llegó a Chile para rodar Knock Knock, su primer film para Hollywood, donde compartió elenco con Keanu Reeves y Lorenza Izzo.

Luego vinieron cintas como Exposed, Manos de Piedra, War Dogs y Blade Runner 2049, que le dio un poco más de notoriedad en una industria que es compleja.

Fue en 2019 cuando dio el paso definitivo al estrellato con Knives Out, la película en la que trabajó con Daniel Craig, Chris Evans y Jamie Lee Curtis.

Esta última señaló que cuando la vio por primera vez pensó que era una “una joven inexperta y poco sofisticada”, pero luego su opinión cambió.

“Supuse, y lo digo con verdadera vergüenza, porque ella había venido de Cuba, acababa de llegar”, consignó El País.

Sin embargo, Ana de Armas de inmediato demostró lo talentosa que era, por lo que la hija de Janet Leigh se transformó en su amiga y también en su promotora en Hollywood, tanto que incluso le presentó a Steven Spielberg para que fuera María en West Side Story.

Aunque no consiguió el rol, sí ganó una nominación a los Globos de Oro por Knives Out y fue la primera chica Bond latina. Así se aseguró con otro papel que le dio la mayor exposición a la que pudo soñar.

La nueva Marilyn de Ana de Armas

Fue la misma Jamie Lee Curtis la que le dio su bendición cuando la cubana logró el papel de Marilyn.

“Mi padre (el actor Tony Curtis) estaba en ‘Con faldas y a lo loco’, y tengo muchas fotos de él con Marilyn. Ana me enseñó un par de fotografías y un vídeo de ella moviéndose, sin audio. Y fue tan impactante… ella era Marilyn”.

Ana de Armas audicionó para Blonde, el biopic de Marilyn Monroe que produce Netflix con la compañía de Brad Pitt y lo logró. Será protagonista del mayor estreno que la plataforma de streaming apuesta en el último trimestre del año.

La producción se anunció en 2016 y 6 años después ve la luz de la mano de Andrew Dominik, el director que trabajó en este proyecto durante 15 años, aseveró Vanity Fair.

“Vi la oportunidad de retratar una vida adulta a través del prisma de los traumas y de las creencias erróneas de la infancia” señaló el director.

Ana de Armas tomó el desafío y se puso en la piel de la rubia más famosa de Hollywood. Las críticas llegaron cuando el teaser salió al aire, ahí fue cuando se juzgó precisamente el acento de la cubana, porque al parecer no había nada más que criticar.

¿Quién la defendió? El mismo Brad Pitt, quién en una entrevista en el programa ‘Entertainment Tonight’ no dudó en elogiar el talento de Ana de Armas.

“Ella está fenomenal en la película. Es un vestido difícil de llenar”, decía Pitt, dejando claro que no es fácil encarnar a un ícono como Marilyn.

“Fue un proceso de diez años. Hasta que encontramos a Ana no pudimos cruzar la línea de meta”, declaró el actor, consigna La Vanguardia.

Una ovación de 14 minutos en Venecia

El Festival de Venecia fue el lugar donde Ana de Armas rompió en llanto de emoción al recibir una ovación de pie de 14 minutos.

La ovación fue la más larga que se ha visto en el festival italiano, seguida solamente por The Banshees of Inisherin, protagonizada por Brendan Gleeson y Colin Farrell, que tenía el récord de 13 minutos, consignó Independent.

Practicar con un entrenador vocal 3 horas al día y observar las expresiones faciales de Marilyn, sus muletillas e incluso, la posición de su boca cuando hablaba dieron frutos para la actriz cubana.

Las positivas críticas para la cubana partieron desde sus mismos compañeros de elenco, Adrian Brody mencionó: “He dicho esto muchas veces, el primer día de filmación, regresé a casa con una sensación de asombro por haber tenido el privilegio de trabajar con Marilyn Monroe”.

Por su parte, Joyce Carol Oates, la creadora de la novela que inspira Blonde señaló a Vanity Fair que tuvo acceso a una versión provisional de la película y tuvo que parar varias veces la película.

“Andrew dirigió tan bien a Ana de Armas que realmente se transformó en Marilyn. Nunca pensé que un director masculino pudiera sumergirse tan bien en un cerebro femenino”, mencionó la escritora.

Blonde, la cinta de Ana de Armas, se estrena mundialmente este 28 de septiembre en la plataforma Netflix. Puedes ver el tráiler de la película aquí.

👉 Recomendados
Todas las noticias